“El Estado socialista existe potencialmente en las instituciones de la vida social características de la clase obrera explotada. Conectar entre ellas estas instituciones, coordinarlas y subordinarlas en una jerarquía de competencias y poderes, centralizarlas fuertemente, aun respetando las necesarias autonomías y articulaciones, significa crear ya desde ahora, una verdadera y propia democracia obrera, en contraposición eficiente y activa con el Estado burgués, preparada ya desde ahora para sustituir el Estado burgués en todas sus funciones esenciales de gestión y de dominio del patrimonio nacional”.

Antonio Gramsci.

“Democrazia Operaia”, L’Ordine Nuovo, sin firma, escrito por Antonio Gramsci y Palmiro Togliatti, 21 de junio de 1919.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de navegación. Si continúa en la web, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies